David Alonso, Responsable Unidad Diseño industrial y 

Metrología dimensional

ITECAM (Centro Tecnológico Industrial de CLM)

Realidad virtual y aumentada: ¿Una oportunidad para las pymes?

¿Te imaginas poder disfrutar de una playa paradisíaca en cualquier momento y sin tener que coger un avión para viajar al otro lado del mundo? ¿Asistir a una clase como si estuvieras presente o tener una reunión con amigos que no viven en tu ciudad sin tener que desplazarte? Todo ello será posible gracias a la implantación masiva de la realidad virtual y aumentada en nuestras vidas. ¿Y qué pasará en los entornos empresariales e industriales? Estas tecnologías prometen impactar de forma definitiva en los negocios, propiciando interesantes oportunidades y minimizando, al mismo tiempo, los gastos.

Videojuegos, gastronomía, turismo, educación, industria…. La realidad aumentada y virtual es, más que nunca, una realidad casi palpable. En los entornos empresariales e industriales, incluyendo las pequeñas y medianas empresas, pueden servir para satisfacer una creciente demanda de producción, impartir formación u ofrecer una imagen renovada en marketing y ventas.

De hecho, la realidad virtual y aumentada puede ofrecer grandes oportunidades de integración en prácticamente todos los sectores empresariales a través de soluciones estandarizadas, o bien, como adaptación a necesidades empresariales específicas. Sin duda alguna, en los próximos años será una tecnología clave en los planes de transformación digital de las industrias.  

¿Qué es la realidad virtual y aumentada y cómo puede ayudar a mi empresa?

Empecemos por el principio. La realidad virtual, aumentada y realidad mixta son tecnologías que forman parte de la llamada realidad extendida. Pueden funcionar juntas, pero no revueltas. Es decir, comparten características comunes, dado que se basan en una interacción del ser humano con los entornos virtuales, pero funcionan de forma distinta, por lo que sus aplicaciones pueden ser diferentes y complementarse entre sí.

En la realidad virtual, el usuario interactúa en un entorno plenamente virtual a través de elementos como las gafas VR o los mandos con lo que puede desplazarse y realizar acciones en ese espacio creado en el mundo digital. Con la realidad aumentada se superponen los elementos virtuales en el mundo real. ¿Recuerdas el Pokémon GO? Y, por último, nos topamos con la realidad mixta en la que se conjugan ambas tecnologías. 

En la actualidad, el volumen de mercado de la realidad virtual ya se valora en 20.000 millones de dólares.

¿Qué momento vive la realidad virtual?

Si hace apenas unos años todo lo relativo a la realidad virtual nos parecía una película de ciencia ficción, una entelequia futurista, ahora ya podemos confirmar que no solo es una tecnología con cada vez más aplicaciones, sino con una evolución que se prevé exponencial y un volumen de mercado que ya se valora en 20.000 millones de dólares, según la Escuela de Negocios ISDI. Gran parte de la “culpa” del crecimiento de las tecnologías de realidad extendida la tiene uno de los gigantes tecnológicos más proclive a apostar por tecnologías en desarrollo. Hablamos de Facebook o, mejor dicho, MEGA, y su adquisición de Oculus.

Con Oculus se simplifican los dispositivos que se emplean a la hora de tener experiencias que sean lo más inmersivas posibles en realidad virtual, y, sobre todo, libres de cables, consiguiendo abaratar y democratizar el uso de dichos dispositivos.

Eso sí, estos avances sabemos que van dirigidos especialmente al ocio y el entretenimiento. ¿Significa esto que no tienen una aplicación real en el mundo empresarial? ¡Nada de eso! Las tecnologías de realidad extendida tienen (y tendrán) mucho que decir en el mundo empresarial y en la industria en particular. 

Principales aplicaciones de la realidad virtual en la empresa

Durante los últimos años, la realidad aumentada ha sido la más utilizada de las tecnologías de realidad extendida en el ámbito empresarial. De todas formas, se combina cada vez más con desarrollos basados en realidad virtual que van un paso más allá.

Las aplicaciones fundamentales de ambas tecnologías de imagen son: La formación práctica e interactiva dirigida a trabajadores y basada en la experiencia; simulaciones para presentaciones comerciales; guías en tiempo real para el ámbito de la construcción o para los departamentos de producción; creación de showrooms digitales, integración con escaneos 3D, reuniones virtuales entre compañeros que trabajan en espacios físicos distintos, etc.

La industria encuentra una firme aliada en esta tecnología, que le permite hacer que las presentaciones comerciales a sus potenciales clientes sean más atractivas, sencillas de comprender y generen un impacto positivo que haga decantar la balanza de la compra. Dichas presentaciones pueden involucrar al posible cliente, que se convierte en parte activa de la charla introduciéndole en un entorno con visualización 360º, animaciones, sonidos…

Además, en la propia presentación comercial, el cliente puede “evaluar” el servicio que le están ofreciendo, ya que lo vive en primera persona, siendo capaz de interactuar con el espacio por sí mismo, incluso en entornos multiusuario.

Pero también la empresa que realiza la presentación comercial puede disponer de su propia “evaluación” en tiempo real de las sensaciones del cliente y propiciar lo que se conoce como un “diseño sinergético”, a través del que se pueden personalizar los proyectos o productos de forma rápida y económica.

Para la industria, además de las presentaciones comerciales que comentábamos, la captura y análisis de datos en entornos virtuales tan detallados como los que ya ofrecen hoy en día estas tecnologías, resulta un avance de gran trascendencia a la hora de hacer viables encargos que, sin la aplicación de estas tecnologías, no estarían a su alcance, por magnitud o localización.

Como puedes comprobar, se abre todo un mundo de oportunidades de negocio. Estas tecnologías son consideradas como muy valiosas en los procesos de transformación digital de las empresas. De hecho, más del 50% de las grandes compañías europeas cuentan con estrategias de realidad virtual y aumentada, siendo clave su evolución en las smart factories. Y es que una clara línea de futuro pasa por integrar las tecnologías de realidad extendida con la inteligencia artificial y el 5G, sin descuidar la ciberseguridad.

La realidad virtual en Itecam

Itecam (Centro tecnológico Industrial de Castilla-La Mancha) ayuda a las empresas que deseen trabajar o incorporar las tecnologías de realidad virtual en 4 líneas fundamentales: Desarrollo de aplicaciones basadas en VR, proyectos de investigación AR/VR; asesoramiento y soporte para la integración de la tecnología y desarrollo de plan estratégico para la transformación digital. Para cualquier duda o consulta, puedes contactar conmigo en david.alonso@itecam.com y estaré encantado de atenderte.